Cargando...

Archivo Histórico

Cuando las pesas eran furor

Jueves 09 de Enero de 2020
Principio de la década del cuarenta. La Copa Presidente de la República. El trofeo donado por Roberto Marcelino Ortiz. Y Racing, de la mano de Manuel Ribas, dueño del Campeonato Nacional.
Cuando las pesas eran furor
¿Que Racing era potencia en levantamiento de pesas? 

¿Que la máxima autoridad del país le donó al club el trofeo para que organizara la Copa Presidente de la República?

¿Que todo eso quedó documentado en la Memoria y Balance de 1941 que da cuenta de la gestión de Luis Carbone?

Así es, señoras y señores. “El día 1° de febrero de 1940 fué entregada a nuestro Presidente, Dr. Luis Carbone, este trofeo presidencial que fuera donado por el Dr. Roberto Marcelino Ortiz, para disputarse en un torneo de levantamiento de pesas. Nos complacemos en consignarlo haciendo llegar al Dr. Roberto Marcelino Ortiz nuestro profundo reconocimiento”, avisa la página 17 del documento oficial que consigna lo sucedido durante ese año en la Academia. Cuentan diversas fuentes que Ortiz, al frente de la Argentina desde el 20 de febrero de 1938 y tercer mandatario de lo que con el tiempo se denominó “Década Infame”, era hincha del club y que eso podría haber influido en su decisión de ofrecerle a la institución un incentivo para desarrollar una disciplina que hoy no forma parte del abanico de actividades que se practican en Racing.

La Memoria y Balance detalla que buena parte de los logros deportivos se debían a los brillantes rendimientos de Manuel Ribas, capitán y entrenador de los equipos de Primera, de Segunda y de Tercera División. El texto lo presenta como el mejor del continente en la categoría Livianos y el dueño del récord sudamericano en los ejercicios Developpé, Arraché y Jetté. La prueba es que, en el Campeonato Nacional de 1940, realizado en diciembre de ese año, terminó primero con una marca de 297,5 kilos. En ese torneo, el más relevante de la competencia local, Racing fue campeón en Tercera y en Segunda; y terminó segundo en Primera. En la suma total, a la Academia le adjudicaron el título y le entregaron la Copa Confederación Argentina de Deportes. La subcomisión de levantamiento de pesas estaba integrada por cinco varones: José García, Horacio Carbón, Manuel Lourenco, Enrique Ribas y Manuel Adán. 

Ortiz, que había sido ministro de Obras Públicas entre 1925 y 1928 y ministro de Hacienda entre 1936 y 1937, debió pedir licencia a mediados de 1940 por padecer una diabetes aguda. Renunció finalmente al Poder Ejecutivo el 27 de junio de 1942. Falleció, a los 55 años, menos de dos meses después. No fue el único dirigente de primera línea de esa época que decidió desplegar políticas deportivas con eje en los clubes más populares de la Argentina: Agustín Pedro Justo, presidente entre 1932 y 1938, aportó más que un granito de arena para la construcción del Monumental y de La Bombonera. Confeso simpatizante de Boca, fue distinguido como "padrino de la colocación de la piedra fundamental" del estadio que hoy se llama Alberto J. Armando. 

Cuando las pesas eran furor, Racing estuvo a la altura de lo que señala su historia. Y el interés de Ortiz por dejar su sello en ese deporte no hace más que demostrarlo.
 

Notas relacionadas

Boleto hacia la gloria

Archivo Histórico

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...