Cargando...

El Club

La emoción se llamó Tito

Domingo 26 de Enero de 2020
En la previa al partido, un homenaje inolvidable pobló todos los rincones del Cilindro. Renzo, el nieto de Juan José Pizzuti, pisó el césped de la mano de Lisandro López. El adiós al máximo ídolo de la historia de Racing.
La emoción se llamó Tito
Los millones de aplausos que irrumpieron en el Cilindro minutos antes de que comenzara el partido mandaron un mensaje directo a quienes insisten con que la historia no es central en la construcción de los clubes: si Juan José Pizzuti recibió un homenaje repleto de emociones potentes fue porque la identidad de Racing, como la de cualquier institución, se sostiene al compás de la memoria. Tito, el gran Tito, el máximo ídolo de la historia de la Academia, fue recordado por grandes y por chicos dos días después de su fallecimiento. Eso significa que seguimos de pie.

Renzo, el nieto del arquitecto del equipo que ganó la Copa Intercontinental el 4 de noviembre de 1967, pisó el césped de la mano de Lisandro López. Un retrato de su abuelo lo aguardaba en el círculo central. El minuto de silencio fue conmovedor. El grito de “Y ya lo ve, y ya lo ve, es el Equipo de José”, también. Fue un instante a puro Racing. Fue un momento decirle gracias a uno de los responsables de tanta grandeza. 

Campeón como jugador en 1958 y en 1961, campeón como entrenador en 1966 y en 1967, Pizzuti será, de acá hasta la eternidad, sobre todo un campeón de la vida.

Crédito fotográfico: Fotobaires.

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...