Cargando...

El Club

Continúa

Sábado 24 de Octubre de 2020
Antonio Spinelli renovó de manera oficial su contrato con Racing Club por las próximas dos temporadas. De esta manera el técnico que se hizo cargo del proyecto de la vuelta de la actividad al club y que condujo al equipo a la maxima categoría al igual que su afianzamiento dentro del marco de la profesionalización del fútbol femenino de Primera División, extendió su vínculo con la institución hasta diciembre de 2022. El Tano sigue.  
Continúa
Disfrutar con el alma lo que se hace e identificarse con ello. Todo pasa por ahí. Y Antonio Spinelli lo sabe muy bien. Lo tuvo presente allá por inicios del 2017 cuando decidió aceptar la propuesta de Ignacio Santos, el encargado del área de deportes del club, quien con su voto de confianza le entregó el de toda la institución al elegirlo como la persona indicada para hacer renacer el fútbol femenino en Racing. Lo sintió también en el momento posterior a esa jugada que definió el regreso de la Academia a Primera, tras haberse quedado con el ascenso a mitad de ese mismo año. Y lo siente durante cada jornada de trabajo en el Predio Tita, cuando mira a las jugadoras que dirige y sabe que día a día desde la profesionalización del fútbol femenino todas las personas adentro y afuera de la cancha trabajan para un deporte mejor. Por eso es que con todo ese andar recorrido el Tano tomó la decisión que creyó mejor y más sincera para con la institución, el equipo de trabajo que lo acompaña y las jugadoras que dirige. Pero en especial tomó la determinación que creía más sincera y apropiada para con él mismo: continuar como el técnico al frente del primer equipo y seguir comandando ese proyecto que lo tiene al frente desde hace ya más de tres años. Sigue el Tano.         

Si bien ya todo estaba arreglado de palabra, faltaba el broche final. Ese que sellara de manera formal la voluntad mutua entre las partes de seguir con el trabajo codo a codo en pos de apuntar cada vez más alto. Así fue que se llevó a cabo la renovación formal del contrato de Spinelli como entrenador de la Primera División y además, como cabeza del proyecto formativo al que se apunta desde lo deportivo con la conformación de las categorías juveniles. El DT contó con el apoyo de su círculo de trabajo, del plantel que comanda desde lo futbolístico y principalmente de la dirigencia del club, que reconoció en el Tano las virtudes necesarias para seguir adelante con una realidad cada vez más auguriosa y que no parece tener techo. “Para toda la familia racinguista es un orgullo y un privilegio seguir contando con el Tano por dos años más. Nosotros en el club apoyamos los proyectos a largo plazo, ya que los consideramos como la única forma genuina de construir y de crecer mirando hacia adelante. Y hoy confiamos en él del mismo modo en que lo hicimos desde el primer día”, comentó al respecto Daniel García, el responsable político de la actividad dentro de la Comisión Directiva de la institución. 

De esta forma el hombre que ya lleva más de tres años al frente de la conducción del fútbol femenino de Racing Club, aseguró mediante su compromiso con el club las ganas de seguir adelante hasta diciembre de 2022. Serán tiempos para seguir sembrando y cosechando desde el amor propio a lo que se hace, al igual que desde la sinceridad de verse reflejado en un trabajo mancomunado que tiene como objetivo el hecho de no resignarse a menos de lo que se puede obtener desde el trabajo. Y a eso también lo tiene muy en claro el Tano Spinelli.

-¿Cómo te sentís sabiendo que tu proyecto y el proyecto del club van a seguir confluyendo en uno común?

-La primera sensación que tengo al pensar en esta renovación de contrato, que es una renovación de confianza tanto para mí como para mi cuerpo técnico, es de mucha alegría y satisfacción. Sobre todo porque más allá de los resultados, lo que nosotros defendemos a rajatabla es el proyecto. Y el que el club siga apostando a nuestro trabajo y al proyecto común que se armó allá por el 2017 y que desde entonces creció a pasos agigantados, para nosotros es un motivo de orgullo y de felicidad. Obviamente que el desafío es seguir estando a la altura de las cicunstancias y seguir posicionando a Racing en el lugar que se merece. Vemos y sentimos que este proyecto en el que estamos inmersos no tiene techo y que sabemos que podemos seguir logrando objetivos tanto con la Primera División como con las categorías formativas.

-Durante estos años en el club desde que llegaste hasta este presente, ¿Qué cambios viste en Racing, en el fútbol femenino del club y en tu función profesional?

-Los cambios que noto desde cuando empezamos y hasta el presente son muchos y abismales en todo sentido a través del paso de los años. Desde el fútbol femenino de nuestro país en general, hasta de la disciplina del club. Creo que la profesionalización de la actividad fue fundamental para que se pudiera ganar espacio y visibilidad tanto para el deporte, como para las jugadoras y también para los grupos de trabajo que estamos detrás de la conducción de cada equipo. Ahora está en nosotros desde los clubes el hecho de demostrar que estamos a la altura de la atención que se está planteando en el fútbol femenino.

-¿Sentís que creciste en este tiempo como técnico?

-En cuando a mí y mi función, he tratado de subir siempre peldaños en cuanto a factores básicos como la exigencia y la metodología de trabajo. Hoy por hoy tenemos gente a nuestro alrededor que nos ayuda a que el sentido profesional de la actividad se sienta, tanto en el cuerpo técnico, en la gerencia y también desde la dirigencia, con la aparición de Daniel García como el miembro de Comisión Directiva responsable de la actividad. Todo eso deja a las claras que ha habido un crecimiento notable por parte del club con respecto al fútbol femenino. Creo que cada vez que hubo un progreso a nivel general en el deporte, Racing estuvo detrás y se decidió a apostar en eso para que todo creciera. Y yo desde mi lugar de entrenador siento también que es un mimo hacia mi persona, porque siempre los consideré como espaldarazos a favor del proyecto. El proyecto no es del Tano Spinelli. El proyecto es de Racing. Pero obviamente que es un motivo de orgullo el hecho de formar parte de él.

-¿Con qué cosas soñás de cara a lo que se viene?

-Mi sueño y mi objetivo son que esta realidad que atraviesa el fútbol femenino se afiance cada vez con el paso del tiempo. Obviamente que a me encantaría quedarme toda la vida en el club, porque por todas las cosas soy feliz en Racing. No solo por poder trabajar de lo que me apasiona, sino por el hecho de sentirme importante y ser tratado como una persona especial, como les sucede también a las jugadoras y a quienes se involucran tanto en el equipo como en la actividad. Siento también un crecimiento en mí como entrenador, al mismo tiempo que veo que otras áreas relacionadas a lo que hacemos crecen y se modernizan, con eje en la capacitación constante que nos permita estar siempre a la altura de lo que exige esta institución.
.      
-¿En qué aspectos pensás que se puede seguir creciendo y cuáles son tus objetivos como líder tanto en el corto como en el mediano plazo?

-Creo que tanto desde la AFA como desde nuestro club en particular se ha venido respondiendo de manera satisfactoria a cada acontecimiento generado en torno al fútbol femenino. De hecho, ahora se está apostando mucho a un aspecto lógico para el crecimiento como lo son las categorías formativas. Por eso me parece que ahora los objetivos van a pasar por el hecho de que a las jugadoras se las traten como a verdaderas profesionales y que ellas se sientan de esa forma. Yo siempre digo también que ante cada derecho ganado o adquirido representa al mismo tiempo una obligación por parte de las futbolistas, del entrenador o de la persona responsable. Por eso creo que debemos hacer hincapié en que las jugadoras mejoren con el entrenamiento invisible, al mismo tiempo que los entrenadores también debemos seguir formándonos para entregarles a ellas cada vez mejores herramientas de preparación, tanto en el aspecto físico como en el futbolístico. Y en cuanto a la actividad propia de Racing, tanto en un corto como en un mediano plazo, pienso en un equipo protagonista como siempre fue mi premisa desde que empezamos con todo esto. Cuando estuvimos en la B con el objetivo de ascender en la primera temporada a pesar de que sabíamos que no sería un desafío fácil, nos esforzamos por eso y se puedo conseguir el objetivo. Y hasta el día de hoy le estoy muy agradecido a ese primer plantel de futbolistas que nos representaron y que lograron ese paso enorme con mucho compromiso, sacrificio, responsabilidad y con mucho amor, por sobre todas las cosas. Pero a lo que voy es que desde ese primer torneo buscamos a un Racing que fuera protagonista y que tuviera esas ganas de crecer todo el tiempo. Por eso en el corto plazo y teniendo en cuenta el arranque próximo de la competencia oficial a partir del 21 de noviembre, queremos ser uno de los equipos que se sume a los cuatro que suelen estar en la conversación por cada título. Pero no queremos sumarnos a esa disputa con un rol pasivo, sino que buscamos estar ahí con un nivel competitivo que nos haga fortalecer nuestra posición cada vez más. Y si pienso las cosas en un plazo más largo, hoy estamos muy felices por contar con jugadoras surgidas de nuestras inferiores que forman parte del plantel de Primera y la idea es seguir formando y capacitando de manera integral a las futbolistas para que lleguen a ese lugar de privilegio. Queremos ser un club formador. Siempre lo dije. Y estamos yendo por ese camino. Me gustaría tener el día de mañana un plantel plagado de jugadoras formadas en el Tita, formadas en nuestra casa.
     
-¿Qué significa Racing en tu vida tras estos años en el club?

-Estoy pronto a cumplir cuatro años en el club y con esta renovación van a ser más de seis años de unión. Es algo muy especial para mí. Casi todos los días de mi vida desde ese momento en que llegué hasta el presente he estado acá. Siento a Racing como mi casa, como mi familia. Siento que el club forma parte de la cotidianeidad de mi vida. Y no podría decir que es como mi segunda casa o mi segunda familia, porque siento a la institución como si fuese mi casa y mi familia. Forma parte de eso. Mi familia se hizo de Racing, sólo por citar un ejemplo que marca el nivel del sentimiento que surgió en este tiempo. Yo no concibo un día de mi vida sin ir al Predio Tita a dirigir el entrenamiento del equipo. La única excepción es la jornada libre de cada semana. Pero hasta ese momento me cuesta a veces. Por eso durante estos seis meses que pasamos de aislamiento me sentí muy extraño. Ir al Predio era realmente una de las cosas que más extrañaba, inclusive casi a la par de cierta parte de la familia que por motivos sanitarios no pude ver durante mucho tiempo. Siento que Racing forma parte de mi vida y que va a seguir de ese modo más allá de lo que suceda en el futuro. Voy a quedar ligado de por vida a esta institución que me marcó a fuego, como creo que le pasa a todas las jugadoras que vistieron esta camiseta y luego se fueron por distintos motivos: te queda esa sensación correspondido. Y a pesar de que ya llevo muchos años, siento realmente lo mismo por el club que ese primer día que pisé el Predio Tita un 23 de febrero del 2017, con la primer prueba de jugadoras que hicimos. Fue un amor a primera vista y correspondido, por sobre todas las cosas. Racing es el club en donde más feliz fui, pero también es el lugar en el que más crecí y más aprendí. Por eso es indudable de mi parte que la marca que llevo es para siempre. 
Siento un amor enorme por el club y también una gran gratitud. Eso me hace ir siempre en busca de redoblar los esfuerzos. Como se lo digo siempre a las jugadoras: el club responde, está con nosotros y nos hace sentir como en casa. Por lo tanto lo menos que podemos hacer es darle todo lo que tenemos y no guardarnos nada para que esto funcione cada vez mejor.

Notas relacionadas

¡Es ahora!

El Club

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...