Cargando...

Efemérides

Un bicampeón en blanco y celeste

Martes 12 de Noviembre de 2019
Guillermo Stábile fue el arquitecto silencioso que dirigió a un grupo de jugadores hacia la construcción de una nueva hazaña futbolística, que engrosó el prestigioso palmarés de Racing Club. El 12 de noviembre de 1950 y en un Cilindro inaugurado poco tiempo antes, una multitud académica festejó el segundo título en fila para la institución, tras alzarse el torneo de Primera División. Una nueva hazaña de un equipo memorable.
Un bicampeón en blanco y celeste
Perdió pero fue campeón. Por eso la derrota dolió menos o, para ser sinceros, no dolió. El 12 de noviembre de 1950 Racing obtuvo un nuevo título, el segundo en la era profesional, el segundo de manera consecutiva, y lo festejó a lo grande pese a haber sido superado por Banfield por 3 a 0. Juan José Pizzuti, futuro ídolo del club, convirtió esa tarde dos goles para el Taladro. Los once de la Academia, que quedarían retratados para la eternidad, fueron Antonio Rodríguez, Higinio García, José García Pérez, Ricardo Fernández, Alberto Rastelli, Ernesto Gutiérrez, Mario Boyé, Norberto Méndez, Manuel Blanco, Llamil Simes y Ezra Sued.

Guillermo Stábile armó en esa temporada un equipo muy similar al que había obtenido la gloria el año anterior. Boyé se incorporó y pasó a ocupar el lugar de Juan Carlos Salvini, quien quedó relegado en la consideración del técnico, en el sector derecho del ataque. Hubo otros nombres que también integraron el plantel: Manuel Graneros, Rubén Bravo, Juan Carlos Fonda, Manuel Ameal, Saúl Ongaro, Mauricio Fuchs, Ramón Viccini, Miguel Puertas, Roque Olsen, Osvaldo Vallone y Luis Revello. Todos, los titulares indiscutidos y los que aportaron esporádicamente, cumplieron un papel valioso.

Números para una campaña contundente que mostró un punto de inflexión luego de que, el 3 de septiembre, quedara inaugurado el Estadio Presidente Perón. A partir de esa jornada, en la que Racing derrotó a Vélez por 1 a 0 con gol de Simes, el rumbo futbolístico del conjunto de Avellaneda se encaminó y no se detuvo hasta alcanzar la meta. Se disputaron en total 34 encuentros: 23 triunfos, 1 empate y 10 derrotas. Además, se convirtieron 86 conquistas -por lejos, el cuadro más goleador- y tan solo se recibieron 48 tantos -por lejos, el cuadro menos vencido-. Boca e Independiente, segundo y tercero de la tabla respectivamente, quedaron 8 unidades por debajo del líder.

Simes fue el máximo artillero académico con 20 goles y quedó quinto en la tabla general. Se computaron siete victorias holgadas, de esas que encandilan: un 4 a 0 a Tigre (fecha 6), un 5 a 1 a Ferro (fecha 13), un 3 a 0 a Banfield (fecha 15), un 4 a 1 a Tigre (fecha 23), un 6 a 0 a Atlanta (fecha 29), un 4 a 1 a Ferro (fecha 30) y un 4 a 1 a Platense (fecha 33). 

A 69 años de una gesta inolvidable, va el merecido reconocimiento desde este espacio institucional para los campeones y para la gloria que le brindaron al club mediante su gesta deportiva. Un recuerdo que perdurará por siempre en la memoria racinguista.

Notas relacionadas

¿Qué son 100 años?

Efemérides

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...