Cargando...

Efemérides

El octavo grito de campeón

Viernes 27 de Noviembre de 2020
La Academia volvió a demostrar adentro de una cancha el porque se había ganado ese mote distintivo relativo al fútbol de la más alta distinción. Y lo hizo con la demostración de que podía conseguir de nuevo un título mediante una campaña brillante. Con un promedio de dos goles por partido y un andar arrollador, Racing se coronó como el mejor por octava vez en nueve años. La consagración fue el 27 de noviembre, hace exactamente 99 años, tras una goleada por 3 a 0 a River. Hoy recordamos de nuevo aquella gesta histórica con el orgullo que marca nuestra historia. 
El octavo grito de campeón
Nunca está de más el recordar el siguiente detalle que no es para nada menor: Racing Club cuenta en su haber con 117 años de vida de una riquísima historia y un pasado repleto de gloria. Y como eso ya es sabido, es también irrefutable el hecho de que luego de tantas jornadas a lo largo del tiempo fueron construidas por una larga lista de galería de símbolos que forjaron la identidad del club, desataron el amor de multitudes y le entregaron a nuestra institución la grandeza de la que todavía hoy disfruta. Nuestra historia no empezó ayer y merece ser contada, ya que es fundamental conocerla para saber quienes somos y hacia dónde vamos. Por eso, como homenaje respetuoso y como saludo eterno, se recuerda a éstos grandes en las fechas que ya les pertenecen. A los ídolos académicos, simplemente gracias. Ayer, hoy y siempre.

El mejor. Pero no de ese año sino de esa época. Por escándalo. Por jerarquía individual y por categoría colectiva. ¿No parece creíble? Basta sólo con mirar los números, que en este caso hablan por sí solos. Racing, que venía de lograr el heptacampeonato en 1919 y de salir subcampeón en 1920, brilló nuevamente en 1921: disputó 38 partidos, de los cuales ganó 30, empató 6 y perdió solamente 2. Como si fuera poco, convirtió 76 goles -un promedio de 2 tantos por encuentro- y recibió únicamente 16 conquistas. Cosa lógica en semejante equipo: fue el de mayor capacidad ofensiva y el de mejor rendimiento defensivo. Cosa lógica en semejante equipo: se consagró campeón con comodidad, 12 puntos por encima de River, el segundo. 

Contundente, de principio a fin, la actuación de la Academia. Su debut en el torneo fue con un triunfo como visitante por 1 a 0 ante Independiente, con gol de Clemente Comaschi. Pero la buena impresión no quedó ahí. Todo lo contrario: se extendió sobre la base de grandes goleadas que irían permitiendo sacar más y más diferencia sobre los inmediatos perseguidores. Las más resonantes fueron un 4 a 0 a Estudiantes, un 4 a 0 a San Isidro, un 4 a 1 a Ferro y un 5 a 0 a Lanús. La jornada de la coronación también fue con un festival de fútbol, ya que Racing venció por 3 a 0 a River con tantos de Albérico Zabaleta – el máximo artillero con 32- , de Natalio Perinetti y de Ramón Rey. 

Un plantel repleto de jugadores con clase, con mucha clase. A anotar: Marcos Croce, Federico Demársico, Gervasio Rama, Juan Barreto, Roberto Castagnola, Armando Reyes, Alberto Ohaco, Hugo Martín Barceló, Juan Ricitelli, Juan Carlos Balsells, Enrique Machiavello, Francisco Olazar, Clemente Comaschi, Juan Comaschi, Lorenzo Bustince, Américo Masetti, Roberto Gianolini, Ernesto Malbec, Rodolfo Ungaretti, Próspero Ronco, Perinetti, Pedro Ochoa, Alberto Marcovecchio, Juan Hospital, Rey, Zabaleta, Pedro Sala, Domingo Brisotti, Francisco Gondar, Miguel Spinetta y Atilio Brameri. Todos nombres que quedarán registrados en la memoria racinguista.

Es por eso que hoy en que se cumple casi un centenario de aquella gloriosa consagración, Racing Club vuelve a enaltecer la memoria de los gestores de una celebración que es, fue y será perpetua desde el momento posterior a su gesta. Esa que se originó hace exactamente 99 años, pero que corresponde recordar por siempre. Porque conocer con lujo de detalle el pasado es la forma de construir un mejor futuro.

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...