Cargando...

Fútbol Femenino

Palabra de Pionera

Viernes 21 de Agosto de 2020
Estandarte de la actividad en nuestro club y figura de la Selección Nacional que hizo historia en el Mundial de México hace casi medio siglo, Betty García reivindica el lugar ganado por la mujer mediante la conmemoración del Día de la Futbolista, al mismo tiempo que invita a pensar a esta fecha como algo destacado en pos de reivindicar la igualdad de derechos en el deporte. Y además, aprovecha la ocasión para declarar una vez más su sentimiento inmutable por la Academia: "Racing es mi amor desde chica".
Palabra de Pionera
Su Documento Nacional de Identidad dice que se llama Gloria Argentina Garcia. Es Argentina, tiene 79 años y nació en la localidad de Avellaneda. Así lo determinaron las formalidades de la vida. Pero a ella no le gustan las imposiciones entregadas desde lo establecido. Nunca le agradaron. Desde pequeña se dio cuenta que eso iba en contra de los principios en los que ya creía con firmeza en aquellos tiempos de juventud. Esos valores fueron los mismos que se encargó de sostener contra viento y marea para poder construir su propia historia. Es por eso que prefiere ser reconocida por los pergaminos que consiguió a través de más de un cuarto de siglo de militancia deportiva y social para que el fútbol fuera un derecho real para las mujeres. Ella es Betty García. Fue futbolista durante varias décadas tanto en el país -con Racing, el club de sus amores como bandera- como en el extranjero y entró en la historia junto a la Selección Argentina en el Mundial de México en 1971. Y en esta jornada en la que se conmemora el Día de la Futbolista, su figura no puede ni debe pasar desapercibida. Porque formó parte de aquel sábado histórico en tierras aztecas hace casi medio siglo que marcó el punto de partida para esta fecha tan especial. Y porque es, fue y será por siempre una de las pioneras del fútbol femenino en nuestras tierras.

"Me parece que es muy hermoso que las futbolistas hoy por hoy puedan tener su día. Se lo merecen. Tanto las pioneras, como las actuales y también las que vendrán", le cuenta Betty al sitio oficial del club con emoción, pero al mismo tiempo con mucha convicción. Es que la firmeza en sus palabras al referirse al fútbol femenino en nuestro país como una unidad indivisible entre el pasado, el presente y el futuro lo marcan como una la realidad tan innegable como duradera y no como un fenómeno pasajero. Y con respecto al hecho de haber entrado en la historia como la 9 de aquel mítico equipo mundialista que el 21 de agosto del 71 escribió su propia leyenda, la pionera no se anduvo con chiquitas: "Significa mucho para mí el haber participado junto aquellas compañeras de ese partido en el que vencimos 4 a 1 a las inglesas. El hecho de que ese triunfo haya dado origen muchos años después a lo que hoy se conmemora en este día es algo que me llena de emoción".

Comenzó a jugar en All Boys cuando todavía era una adolescente, que ya soñaba con días y noches interminables de potrero detrás de una pelota. En esa época el atreverse a mezclar los términos mujer y fútbol era mala palabra. Y ella lo sabía, pero no le importó. "El fútbol en mi vida lo es todo, porque soy una apasionada del deporte. Lo fuí desde siempre", dice la ex delantera que empezó con su actividad en la década del sesenta, mientras debió soportar un contexto machista con respecto a la inserción femenina en el deporte y una estructura competitiva que casi no las tuvo en cuenta. Pero Betty siguió adelante, al igual que muchas otras jugadoras que ella misma se encarga de destacar como "compañeras" a pesar de que no haber compartido club. Con esfuerzo, dedicación y autogestión total la deportista formó una vida alrededor de su pasión y continuó con su carrera, que la llevó a destacarse no solo en la Selección Nacional, sino también a jugar en extranjero con la camiseta de Nacional de Uruguay. Pero sin dudas su paso por la Academia le hizo cumplir esa ilusión que había mantenido encendida como una llama inalterable a lo largo de todos esos años: salir a la cancha con la casaca del equipo de sus amores. "Para mí el haber vestido la camiseta de Racing y el haber llegado a ser la capitana del equipo fueron de las cosas más maravillosas que me pasaron en el deporte, junto al hecho de formar parte del seleccionado de mi país. Fueron los momentos que marcaron mi carrera. Porque soy argentina, pero Racing es mi amor desde chica", explica con el sentimiento a flor de piel quien fuera una referente académica durante aquellos días.

Su actualidad la muestra como una persona que no abandona el mismo compromiso que tuvo en sus años de jugadora: luchar por un fútbol más equitativo y justo para todas las mujeres. Es por eso que no pasa desapercibido para su pensamiento el hecho de que hoy el fútbol femenino esté en el centro de la escena. Betty celebra el reconocimiento generalizado de este viernes, pero cree que aún falta mucho más. Aunque también analiza que la exposición en un lugar central de la actividad femenina en el deporte mediante la conmemoración popular de este tipo de jornadas, puede potenciar a la lucha por llegar un panorama cada vez más igualitario y sin distinción de géneros. "Creo que todos los reconocimientos son importantes para que esto siga creciendo y visibilizándose. Pero hace falta que la profesionalización sea completa, para que las mujeres puedan tomarlo y vivirlo como un trabajo, tal y como sucede con los hombres. Está claro que se han conseguido algunas cosas y veo mejor el panorama con respecto a otros tiempos, pero todavía no es suficiente. La mujer debe seguir luchando por la igualdad de derechos que le corresponden, no solo en el fútbol sino en la sociedad", afirma la Pionera con una visión tan clara del panorama como la que ponía en práctica cuando encaraba a las rivales hacia el gol en sus tiempos de artillera. Y antes de despedirse vuelve a la pelota por encima de todo como el verdadero sentimiento totalizador más allá de cualquier género: "La mujer que juega al fútbol lo hace porque lo siente y lo representa de la misma manera que lo hacen los hombres: con amor. De esa forma lo hice yo junto a mis compañeras en aquellos tiempos y hoy es lo mismo que siento cuando voy a ver a las jugadoras de Racing. Los años pasan, el deporte cambia, pero lo que se siente hacia la pelota es siempre lo mismo".

Notas relacionadas

Una mujer esencial

Fútbol Femenino

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...