Cargando...

Primer Equipo

Milito, en la voz de sus compañeros

Miércoles 17 de Diciembre de 2014
Un retrato único del símbolo del equipo que le dio nuevamente la gloria a Racing. El capitán académico contado por quienes comparten el vestuario con él. Su peso dentro y fuera de la cancha y el impacto que produce en quienes lo consideran un referente con todas las letras.
Milito, en la voz de sus compañeros
Al mismo tiempo, Diego Milito es uno más y no es uno más. ¿Puede ser? Sí, por supuesto. Milito regresó a Racing en junio luego de una brillante carrera en Europa y lo hizo con la humildad de siempre, sin creerse más que nadie, sin buscar privilegio alguno. Pero, pese a su genuino perfil bajo, volvió con un aura especial que lo tornó enseguida una referencia indisimulable para propios y extraños. Y así, casi como una consecuencia natural, se transformó en eje de todas las miradas, en consulta de todas las cuestiones y en ejemplo de todos los demás. Para sus compañeros, lógicamente, no pasó desapercibido el impacto de jugar con él, de entrenarse con él y de compartir vestuario con él. Y son ellos, mejor que nadie, quienes pueden explicar de qué se trata eso de tener a Milito cerca.

“Es una satisfacción compartir plantel con él. No sé cuántas veces voy a tener la chance de jugar con alguien de tanta jerarquía, así que busco disfrutarlo. Además, le dije varias veces a mi mujer que me pone muy contento que hable bien del grupo en público”, aseguró Ezequiel Videla a la hora de definir la importancia del capitán en la gestación del equipo. “Para nosotros es un referente importante. Nos da muchos consejos, tanto dentro como fuera de la cancha. No sería lo mismo si no lo tuviéramos”, enfatizó Gastón Díaz, quien lo asistió a Milito en dos de los seis goles que el delantero convirtió a lo largo del torneo.

Quizás, haya algunos a los que les dé lo mismo qué camiseta visten. A Milito no. Sebastián Saja dio un testimonio elocuente del lazo que unió y que sigue uniendo al atacante con la Academia: “Yo tenía una relación desde antes con Diego porque lo conocía a Gabriel y porque somos del mismo barrio. Cuando decidió volver, me empezó a llamar para interiorizarse sobre el club y sobre el equipo. Hablábamos siempre después de los partidos”. Su llegada, obviamente, modificó rápidamente la confianza del conjunto de Diego Cocca. “Nos contagió el espíritu ganador, algo que necesitábamos mucho. Además, siendo el primero en ponerse a trabajar, nos transmitió la humildad que hace falta para tener siempre los pies sobre la tierra”, afirmó Luciano Aued al contar cuánto lo ayudó trabajar a diario con un hombre de tanta experiencia.

El primero en colaborar, el primero en ayudar. Milito marcó un estilo y estampó su sello en el club. El resto se sumó al impulso. Gustavo Bou, su compañero de ataque, señaló el valor que tiene para él haber aprendido de alguien que tanto ganó en el primer nivel europeo: “Como siempre digo, jugar con Diego es algo muy lindo que hay que saber aprovechar. Siempre disfruto y trato de tomar un poco de todo lo que tiene para enseñarnos. Es un orgullo que esté con nosotros”.

Obviamente, nadie duda de sus condiciones futbolísticas pero, por fuera de su calidad técnica y conceptual, todos destacan su manera de encarar el trabajo. Iván Pillud es uno de los más sorprendidos por la actitud del capitán: “Es una persona muy humilde si se tiene en cuenta todo lo que logró. Nosotros lo vemos diferente y él se para como uno más. De las personas que conozco en el fútbol, es la más humilde. Eso demuestra qué clase de referente es. A veces pasa que los destacados son los más sencillos”.

Milito es Milito. Milito es el símbolo. Y sus compañeros lo saben mejor que nadie. 

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...