Cargando...

Primer Equipo

De no creer

Jueves 17 de Mayo de 2018
Desazón de la Academia, que no pudo recuperarse en la Copa Argentina y quedó eliminada al perder por 1 a 0 con Sarmiento de Resistencia. No fue un buen partido del equipo de Coudet, que tratará de cerrar el semestre con una sonrisa en Brasil.
De no creer
De arrasar a sufrir, de sensación a zozobra, a Racing se le desconfiguró el panorama en apenas cuatro días sin que nadie pudiera suponer que esto iba a suceder. Dos tropezones parte de una misma caída: el lunes, ante Colón, para quedarse afuera de la próxima Libertadores; y el jueves, ante Sarmiento de Resistencia, para despedirse de la Copa Argentina en los 32avos de final y ante un adversario que compite en el Torneo Federal A. Fue por 1 a 0, en el Estadio Florencio Sola, en una noche que ofreció sombras y que no regaló ni una de las merecidas luces que la Academia expuso a lo largo de un semestre destacable. 

Antes de que la cancha de Banfield se tiñera de preocupación, hubo un partido en el que el conjunto de Coudet siempre estuvo incómodo. La ausencia de Domínguez volvió a sentirse demasiado a la hora de construir juego y las alternativas a una formación titular mermada por las lesiones no consiguieron acoplarse al funcionamiento. El equipo chaqueño, en cambio, se plantó con la ilusión de dar el golpe ante Goliat y lo hizo desde una lucidez táctica que resultó clara desde el arranque. Orzán, el de más experiencia, el de más jerarquía y el que terminaría convirtiendo, fue la referencia de esa apuesta. En una de las pocas maniobras colectivas de calidad, Centurión se perdió una ocasión increíble debajo del arco. Nadie lo sabía en ese momento pero era un aviso de lo que se vendría.

El correr de los minutos complicó más todavía las cosas. Sin ni siquiera las hilachas de la idea madre con la que Racing cosechó aplausos durante el último tiempo, el técnico buscó tomar riesgos desde los nombres propios. Lotti y Triverio reemplazaron a Pillud y a Cardozo y, con Lautaro encerrado entre los centrales, la pelota se pegó a los pies de Centurión. Entre urgencias e imprecisiones, sin encontrar los caminos para poner en serios apuros a Carrera, la Academia se topó con sus propias limitaciones y se expuso mucho. En un contragolpe elaborado con pericia, Orzán rompió el cero con un bombazo que se clavó contra el palo derecho de García. El ingreso de Cuadra en lugar de Piovi tampoco trajo las soluciones que, a esa altura, se imploraban.

En el descuento, Centurión recibió una falta en el área contraria que el árbitro no sancionó. Podría haber sido el alivio. Pero no. Poquito antes, Lautaro desperdició una oportunidad nítida de zurda. Podría haber sido la chance de los penales. Pero no. Racing, sin terminar de encontrar los motivos ante tamaña derrota, se retiró entre decepciones. Por suerte, todavía queda ir a Brasil –con la clasificación a octavos en el bolsillo- para tratar de finalizar la temporada con una sonrisa.

Fotos: Paola Lara.
1 / 5
Fullscreen

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...