Cargando...

Primer Equipo

Cero en Avellaneda

Jueves 09 de Agosto de 2018
Racing no pudo quebrar a River pese a tener un jugador más durante el segundo tiempo y empató sin goles en el Cilindro. El pasaje a los cuartos de final se definirá el 29 de agosto en el Monumental.
Cero en Avellaneda
Uno no pudo y el otro no quiso. Racing lo buscó hasta el último suspiro pero no halló la forma de superar a River en el primer cruce de los octavos de final de la Libertadores. La Academia, con un hombre de más durante la segunda mitad, atacó por un lado y por el otro pero, sin exponer su mejor versión, acabó con el sabor agridulce de un 0 a 0 que traslada la tensión al Monumental, donde se definirá quién continúa con vida en la Copa. 

El pitazo del árbitro desató lo que se podría definir como una guerra de posiciones. A 180 minutos y con la certeza de que el margen de error sería la variable clave, los dos distribuyeron piezas para imponer condiciones. Coudet apeló a su fórmula habitual y Gallardo respondió con un rombo en la zona de volantes para tapar la salida de Domínguez. Lo demás fue intentar encontrar a los desequilibrantes para que en el uno contra uno ofrecieran alternativas. Centurión, que comenzó por izquierda y fue girando de banda a partir de la necesidad de equilibrar los nombres alrededor del círculo central, desniveló con su gambeta sin que eso se transformara en situaciones de peligro. Más cómoda en el intercambio de presiones, la visita contó con dos posibilidades claras que no terminaron en la red por poco. La respuesta fue un derechazo de Bou que Armani mandó al córner. Justo antes del descanso, por dos infracciones fuertes, se fue expulsado Ponzio. 

Dos cambios para tratar de dar en la tecla. De un lado, Solari por Zaracho; y, del otro, Zuculini por Scocco. Tribunas en contra y diez futbolistas, River se agrupó con orden alrededor de su arquero. La responsabilidad quedó entonces para el dueño de casa. Los laterales dieron amplitud y el resto buscó recibir entre líneas a la espera del hueco justo. Como suele suceder, las circunstancias exigían precisión en velocidad y, con esa consigna, hizo su estreno Pol Fernández. Enfrente, Pérez reemplazó a Nacho Fernández. Como si fueran dos ajedrecistas de alto vuelo, los técnicos no dejaban detalle librado al azar. ¿Por qué le anularon el gol de cabeza a Bou? Sólo Anderson Daronco lo supo. Pero lo cierto es que Racing, sin fluidez en la elaboración, recostó sus oportunidades en la jerarquía de sus individualidades. 

Las últimas variantes también llegaron en simultáneo. Quintero fue por Martínez y Cristaldo ocupó el lugar de Centurión. Con más voluntad que claridad, la Academia avanzó sin lograr sortear la frustración de chocar sistemáticamente contra la pared roja. Acumuló gente por adentro y casi nunca pudo hacer que sus atacantes recibieran en situaciones ventajosas. River se conformó con el resultado y Racing agotó su imaginación sin terminar de acumular méritos -más allá de un cabezazo de Cristaldo que Armani controló contra un palo- como para abrazar el triunfo. En tres semanas, en el Monumental, se definirá la serie. Las chances están intactas.

Crédito fotográfico: Fotobaires.
 
1 / 9
Fullscreen

Notas relacionadas

Humor de puntero

Primer Equipo

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...