Cargando...

Primer Equipo

“Me genera mucho volver a San Pablo”

Martes 12 de Febrero de 2019
El Churry Cristaldo jugó dos años en Palmeiras y conoció a fondo la ciudad en la que Racing hará su debut por la Conmebol Sudamericana. La visión de un delantero que habla portugués.
“Me genera mucho volver a San Pablo”
Es automático: le nombran San Pablo y sonríe. Que Jonatan Cristaldo sea un muchacho de mueca fácil no significa que sonría de la misma manera frente a todos los estímulos. Su paso por la ciudad más poblada de Brasil, que se extendió desde mediados de 2014 hasta 2016, resultó algo más que una experiencia pasajera. “Crecí mucho como persona ahí y me enamoré de la cultura del país”, le contó al sitio oficial en la previa al estreno de la Academia en la Conmebol Sudamericana. Racing visitará al Corinthians el jueves y el Churry, 42 partidos y nueve goles con Palmeiras, es la cara más codiciada para el ambiente paulista: “No tengo dudas de que vamos a tener a la gente de camiseta verde de nuestro lado”.

-¿Cuál es la primera imagen que te viene a la cabeza cuando pensás en San Pablo?
-El tránsito. Sin lugar a dudas. Yo vivía en Perdizes, cerca del estadio, y, cuando llovía, podía estar media hora para hacer cuatro o cinco cuadras. Caían un par de gotas, salía todo el mundo en auto y se congestionaba todo. Era impresionante. Si tuviera que elegir tres lugares que me quedaron grabados, diría la autopista que cruza la ciudad, el museo del Pacaembú y el mercado que vende frutas. 

-¿Qué recuerdo te quedó después de haber vivido casi dos años ahí?
-Le tengo un enorme cariño a San Pablo. Me gusta cómo es su gente, la energía que tiene y el calor que transmite. Incluso cuando no tiene un peso se la ve feliz. Eso no pasa en todos lados. Iba a comer seguido con los chicos que trabajaban en el club y me hacían sentir como en mi casa. Además, en el centro de entrenamiento, todos, desde el presidente hasta el canchero, comíamos en la misma mesa. Acá somos de mirar mucho más por arriba de los hombros. 

-A la distancia, suele recibirse un discurso que presenta a San Pablo como a una ciudad enorme, caótica e insegura. ¿Pensás que es así?
-Más o menos. Lo de enorme, seguro. El caos lo aporta el tránsito pero eso sucede más o menos en todas las grandes ciudades. Y no me quedó la sensación de que sea una ciudad tan insegura. Tuve un solo episodio de ese estilo. Creo que es como en todos lados: depende de por dónde te movés y qué tan cauteloso sos.

-Más allá de lo futbolístico, ¿sentís que tu estadía allá te sirvió para madurar como individuo?
-Por supuesto. Crecí mucho como persona porque pude conocer una cultura nueva y terminar de aprender un idioma que no manejaba con soltura. Me gusta viajar porque soy curioso y estoy convencido de que es una gran manera de abrir la cabeza. A los 21 me fui a Ucrania y después estuve en Italia y en México. Ahí me di cuenta de que no somos nadie en el mundo y de que no todos somos iguales. Aprendés a respetar a los demás.

-¿Cómo viven el fútbol los paulistas?
-Son muy pasionales. Vive mucha más gente que acá y se nota más todavía el amor por el fútbol. No es fácil andar por la calle jugando en Palmeiras. Me paraban muy seguido cuando iba a un shopping o a cenar afuera. A la gente de Racing que vaya le van a pedir un triunfo porque la rivalidad es fuerte en todas las esquinas. 

-¿Con qué rival se va a encontrar Racing?
-A Corinthians lo llaman el equipo del pueblo y tiene una gran cantidad de hinchas. La cancha va a estar explotada. Jugué en ese estadio y es impresionante. Ellos ya nos deben haber estudiado y no deben tener ganas de enfrentarnos. Pienso que, a medida que pasen los minutos y nosotros tengamos la pelota, se van a desesperar. Y ahí tendremos que aprovechar para lastimarlos. Podemos hacer un gran partido.
 

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...