Cargando...

Primer Equipo

Tropezó en el Monumental

Domingo 10 de Febrero de 2019
Racing estuvo lejos de su mejor versión, perdió por 2 a 0 con River y no pudo sostener el buen andar con el que había comenzado el año. Juan Quintero y Milton Casco convirtieron. La Academia sigue igual en lo más alto de la Superliga.
Tropezó en el Monumental
Envuelto en la desazón terminó el clásico para Racing, que desaprovechó en el Monumental una buena oportunidad para estirar la ventaja sobre sus perseguidores. La Academia, que encaró el cruce ante River con la ilusión de dar un golpe de efecto que le permitiera ensanchar la sonrisa, tropezó con límites propios y con virtudes ajenas y cayó merecidamente por 2 a 0 ante un rival que, al igual que en la última Libertadores, demostró jerarquía para quebrar al líder del campeonato.

La voluntad de equiparar las posiciones en cada rincón del césped se topó con obstáculos que no se pueden controlar desde una pizarra. El conjunto de Marcelo Gallardo se plantó con la prepotencia de saberse campeón de América y desde el arranque se hizo amo del desarrollo. Presionó alto, movió la pelota a lo ancho del campo con sapiencia y tuvo en Juan Quintero la carta brava para marcar distancias. Gabriel Arias debió intervenir en un par de ocasiones para evitar que el cero se rompiera y Racing, que no contó desde el arranque con Matías Zaracho y sintió su ausencia, mostró serios problemas para generar peligro porque no pudo construir los habituales circuitos de juego. La paridad se quebró a la media hora: Quintero ejecutó magistralmente un tiro libre a 35 metros del arco y le dio algo de lógica al resultado porque el dueño de casa había hecho mejor las cosas hasta ese momento.

Eduardo Coudet intentó patear el tablero de cara al complemento. Zaracho y Darío Cvitanich ingresaron por Neri Cardozo y por Jonatan Cristaldo. Sin embargo, antes de que la Academia expusiera algún signo de recuperación, Milton Casco estampó el segundo para empezar a liquidar el domingo. Superado en todos los aspectos, Racing se fue hundiendo en un pozo de frustraciones y casi no alcanzó a perturbar a Franco Armani. Ricardo Centurión reemplazó a Renzo Saravia pero los cambios no bastaron para torcer el rumbo de un partido que acabó siendo un martirio y rememorando el duelo por los octavos de final de la Libertadores. 

Con la certeza de saber que sigue en lo más alto del torneo, el tropezón en Núñez deberá servirle a la Academia para enfocar con más claridad lo que viene. El jueves será el turno de jugar en Brasil y el lunes, de recibir a Godoy Cruz en Avellaneda. La ilusión está de pie, pase que lo pase.

Crédito fotográfico: Fotobaires.

Notas relacionadas

Va dejando todo listo

Primer Equipo

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...