Cargando...

Primer Equipo

Que fantástica esta fiesta

Viernes 12 de Abril de 2019
Racing celebró con todo la obtención de un nuevo campeonato en un festejo íntimo para los artífices del título al que no le falto nada: música, baile, cánticos al por mayor, mucha alegría y una celebración que parece no terminar nunca.
Que fantástica esta fiesta
La esperaron con ansias luego de la consagración. Luego del festejo a todo trapo en el Cilindro, aún faltaba esa noche mágica para festejar en un escenario distinto al campo de juego un logro que todavía resuena de manera demasiado latente en las memorias y en los corazones racinguistas. Y la noche llegó. Un hotel ubicado en la zona de Puerto Madero, en la Capital Federal, fue el escenario elegido para realizar la Gala de los Campeones. Una ocasión más para volver a gritar bien fuerte que Racing se transformó una vez más en el mejor equipo del fútbol argentino.

Nadie se lo quiso perder. Ni los jugadores, máximos artífices de la consagración, ni sus familias y allegados más íntimos. Tampoco quisieron estar ausentes los integrantes del cuerpo técnico, los autores intelectuales de esta academia campeona; sólo el Chacho Coudet con un estado febril se perdió de la gran noche. Pero el resto de sus ayudantes, al igual que los auxiliares que trabajan al servicio del equipo para el club, estuvieron firmes y prestos al disfrute de una velada más que merecida para todos ellos. Y que decir de los dirigentes, que también pudieron desahogarse al unísono de un grito efusivo y lleno de alegría en compañía de sus seres íntimos más cercanos. Todos fueron parte fundamental de este Racing campeón. Todos desde su lugar hicieron lo necesario para que la consagración fuera posible. Todos se merecían de una fiesta así.

Pillud haciendo de mozo entremedio de las mesas del lugar, con el humor propio que lo caracteriza. Pol Fernández arriba del escenario junto a Zaracho y al Churry Cristaldo emulando a una banda de cumbia que hizo delirar a todos los presentes. Víctor Blanco abrazado a Diego Milito y a Lisandro López, los tres junto a la copa obtenida por el equipo, como símbolo de un vínculo irrompible y que fue fundamental para llevar a la Academia a lo más alto del fútbol argentino. Y una foto final que reunió a toda la Comisión Directiva junto al plantel, demostrando una unión inquebrantable que se coronó con una gran sonrisa junto a un aplauso interminable. Instantáneas de una noche llena de música, baile, risas, fotos, alegría y un solo grito de corazón: “¡Racing campeón, Racing campeón!”.

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...