Cargando...

Fútbol Masculino

¡Chileeeena, chileeeena...!

Domingo 10 de Julio de 2022
Con un golazo de Gabriel Hauche y en presencia de Marcelo Díaz, homenajeado en la previa, Racing le ganó 1-0 a Independiente y se quedó con el clásico con precio de vecino: dominó ampliamente en el primer tiempo (tuvo un tiro penal que no Enzo Copetti no pudo convertir) y en el segundo mostró templanza para controlar jugando al espacio.
¡Chileeeena, chileeeena...!
Gabriel Hauche acostumbra a estas cosas: a hacerle goles a Independiente (una media de un festejo cada dos clásicos), a dejar la piel y, también, a reconocer a otros que también hicieron su aporte a la gloria. Presente en la previa para recibir un agasajo con plaqueta y camiseta, el Demonio, con su estupenda chilena, rindió tributo al chileno Marcelo Díaz, que también sabe de celebraciones.

No hubo equivalencias. Porque en el primer tiempo fue todo de Racing; desde la postura en campo, el control de pelota y la firme decisión de tomar el partido de las solapas y sacudirlo a fuera de juego. Racing tuvo una marcha más y recorrió las bandas para darle profundidas y amplitud a los ataques.

El golazo de chilena de Gabriel Hauche, a los 8 minutos, fue consecuencia inmediata de la supremacía y anticipo de lo que habría de suceder en la continuidad, con un derechazo de Tomás Chancalay apenas desviado, un remate de Hauche que tapó Sosa y otro disparo de Chanca que Laso interrumpió en el medio del área chica cuando la pelota iba al fondo del arco. En el medio estuvo la chance de liquidar prematuramente el clásico, con el penal ejecutado por Enzo Copetti (a falta de Laso sobre Emiliano Vecchio) que rebotó en el palo derecho. Independiente, de manera permanente en la etapa, se redujo a tenues ensayos de juego aéreo. 

Entre la urgencia del rival y la estrategia de jugar al espacio a favor de esa necesidad, Racing trabajó en campo propio buena parte del segundo tiempo. Sin Vecchio (se fue con lesión muscular), la formación resignó tenencia y circulación, pero con Jonatan Gómez tuvo salida vertical y en varias ocasiones pudo haber lastimado.

Aún con pelota repartida, Independiente apenas inquietó con dos remates exteriores bien resueltos por Chila Gómez. La falta de equivalencias no menguó pese a eso y quedó en evidencia en la templanza que mostró Racing y en la imposibilidad de Independiente de sacarle provecho a ese reparto en la posesión.

Fue con sangre caliente y la determinación que exige el clásico, como debe ser siempre. Y con precio en el resultado…

Notas relacionadas

¡Y Racing va!

Fútbol Masculino

La Previa: ¡A ganar, Racing!

Fútbol Masculino

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...