Cargando...

Primer Equipo

Refuerzos de gol

Miércoles 13 de Febrero de 2019
De cara a un año con desafíos continentales, Racing trajo a Darío Cvitanich y Corinthians, a Mauro Boselli. Entre los dos, superan los 300 tantos oficiales en muchas ligas del mundo. 
Refuerzos de gol
Les pasó lo mismo aunque no lo hablaron entre ellos. Volvieron como si no hubiera otro destino posible para alguien nacido en estas tierras. “La Argentina siempre estuvo cerca” es la oración con la que comenzaba la nota publicada por La Nación el 5 de agosto de 2011 en la que Darío Cvitanich y Mauro Boselli ocupaban un lugar destacado por formar parte del grupo de futbolistas de elite que habían decidido regresar al fútbol local. Cvitanich, cuyo pase pertenecía en ese momento al Ajax, venía del Pachuca y firmó con Boca; y Boselli, después de jugar poco y nada en el Wigan de Inglaterra, selló su segundo paso por Estudiantes. La historia los volverá a poner frente a frente cuando Racing y Corinthians se crucen por la primera fase de la Conmebol Sudamericana.

Un dato que evidencia jerarquía: entre los dos llevan convertidos más de 300 goles en competiciones oficiales. Resulta entonces lógico que los dos clubes, que aspiran a ser protagonistas del torneo continental, hayan apostado por delanteros que arrastran gritos y más gritos en sus espaldas. Cvitanich, referente en Banfield, quedó en la órbita de la Academia a partir de la salida de Gustavo Bou y se sumó a los 34 años con la ambición de ganar la Superliga como un nuevo mimo para su carrera. Demoró sólo 19 minutos en mostrar sus credenciales: ingresó a los 28 del complemento ante Aldosivi -su primer partido con la camiseta celeste y blanca- y estampó su sello en la red en el descuento para asegurar el triunfo. “No sólo es goleador sino que sabe tirarse atrás para asociarse con los volantes. En el tercero contra Huracán, quedó demostrado que también puede asistir”, explica Juan Fleita, entrenador de la Reserva.

Boselli, 130 conquistas en el León de México, llegó al fútbol brasilero a principio de 2019 con la Sudamericana como máxima ambición. "Para mí, es un orgullo poder vestir esta camiseta de un club de la magnitud del Corinthians, como Boca. Llegar aquí es un privilegio", declaró ni bien pisó San Pablo. De Boca surgió como parte de la categoría 1985. Con el Xeneize, alzó la Sudamericana en 2004 y la Libertadores en 2007. El máximo galardón del continente lo ganó también con Estudiantes en 2009. ¿Y qué tipo de artillero es? Fleita lo resume desde su conocimiento experto de la posición: “En comparación a Cvitanich, es más de área. Se mueve entre los centrales con mucho oficio y tiene más juego aéreo. Es peligroso en los metros finales de la cancha”. 

Para festejar se necesitan goles y tanto Racing como Corinthians lo tienen clarísimo. Por eso pusieron un pleno en Cvitanich y en Boselli. Habrá sólo que ver quién termina resolviendo la historia.
 

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...