Fútbol Masculino

Juguemos en el Parque

Lunes 12 de Febrero de 2024
Racing goleó 4-0 a Newell's, en Rosario, con una exhibición de fútbol colectivo a la que no le faltaron picos inviduales de alta calidad. La formación de Gustavo Costas, a 72 horas de haber superado 4-1 a San Lorenzo, anuló a uno de los mejores equipos de la Copa de la Liga, que llegaba con puntaje ideal, controló el desarrollo con la posesión y la ocupación de espacios, no tuvo grietas y desequilibró en ataque con Adrián Martínez, que hizo dos goles. Facundo Mura y Bruno Zuculini, con un misil exquisito, completaron la cuenta.
Juguemos en el Parque
La estadística registraba el último triunfo en Rosario, en la casa de Newell’s en el Parque Independencia, en 2010. La espera de 14 años se terminó con un festival a cargo de Racing, en un unipersonal colectivo. La contradicción se explica de inmediato: la formación de Gustavo Costas redujo a uno de los punteros de la Zona B, con puntaje ideal en cuatro fechas y relación de siete goles a favor y apenas uno en contra, a una expresión menor gracias a un desempeño ajustado y aplicado en función de las virtudes ajenas, pero que a la vez desarrolló el propio potencial de manera notable, con picos individuales de alto vuelo.

Adrián Martínez sobresalió en el área, pero también en la primera línea de presión; Facundo Mura abrió el marcador con un golazo y fue pieza clave sobre la banda derecha para sumar presencia ofensiva y, a la vez, atención a las proyecciones de Martino y a colaborar en la custodia de Aguirre; Bruno Zuculini, cada vez con mejor rodaje, combinó corte y pase y no le sacó el cuerpo al área ajena… Las menciones particulares podrían prolongarse (por caso, Gabriel Arias, en la única llegada a fondo del local, forjó una doble tapada estupenda ante Banega y Ramírez) y, en cada caso, esa expresión solista terminaría remitiendo a un concierto sinfónico en el que Gustavo Costas fue maestro. El DT conocía al detalle al rival y trabajó para evitar el daño, con bandas recargadas, patrullaje sobre Banega y, con Racing a cargo de la pelota, con pase hacia adelante sin abuso de traslado.

Antes del 1-0 de Mura, Racing ya había inquietado a Macagno. Y eso se repitió post festejo, en la previa al 2-0. Cuando Martínez anotó, estaba claro que podría haber más. Enseguida en la reanudación, Zucu disparó un zurdazo al ángulo superior izquierdo y, al ratito, Martínez metió doblete. 

Fue, al cabo, una relación de causa y efecto: un equipo dominante y excelso sacó la diferencia expuesta en el césped por segunda vez en 72 horas.
 

Notas relacionadas

"No encontramos los espacios"

Fútbol Masculino

Con los caminos cerrados

Fútbol Masculino