Fútbol Masculino

Del sueño a la pesadilla

Domingo 12 de Mayo de 2024
Racing le ganaba a Belgrano 4-1 con absoluto control del juego y muy buen desempeño colectivo, pero entre los 31 y los 39 minutos del segundo tiempo recibió tres goles y dividió puntos en Córdoba.
Del sueño a la pesadilla

¿Por dónde comenzar? ¿Por el vaso medio lleno o por el medio vacío? Si la elección fuese la primera, habría que abundar en el buen futbol de Racing, con dominio acentuado y un resultado cómodo, de 4-1, hasta los 31 minutos del segundo tiempo. Lo que se había observado hasta entonces era que la modificación en los protagonistas había tenido efecto positivo…

La rotación a fondo, con apenas dos nombres habituales entre los 11 de inicio (Gabriel Rojas y Santiago Sosa) tuvo el propósito de resguardar energías de cara a la definición del primer puesto del Grupo H de la Copa Sudamericana y, a la vez, de recurrir a jugadores con peso suficiente como para pelear un lugar en el elenco regular. Gustavo Costas movió formación y movió esquema, ya que del 4-3-3 de inicio pasó al 3-4-3 o 4-4-2 según lo que demandase el partido.

El inicio, con Belgrano vulnerando por la banda de Martirena, tuvo más de control de situación que de resultado. Porque al 1-0 de Jara le siguió, de inmediato, la hermosa volea de Sosa para el 1-1 y, de ahí, a un lapso que, reorganización mediante en la zona de volantes (ahí se asentaba el local para dictar sus movimientos, Racing pudo sentirse cómodo con el control y la circulación que tejían Sosa, Baltasar Rodríguez y Agustín Urzi para prolongar en Roger Martínez. El penal, sin objeciones, que el VAR otorgó por mano de Baldi se cambió por gol (exacta ejecución de Roger) y por más tranquilidad para aprovechar las desatenciones de Belgrano, como en el 3-1 con el cabezazo de Sigali. El cuarto festejo, con notable maniobra de Carbonero y toque a la red de Roger, tenía forma de sentencia.

Pero llegó lo insólito y no por los ingresos ordenados por Costas, lógicos en función del contexto y de la agenda inmediata (Almendra por Urzi, Pillud por Martirena, Di Césare por Sosa, Solari por Carbonero y Galván por Rojas, todos entre los 25 y los 38 minutos), sino por la endeblez que, de repente, afectó a Racing. El segundo gol de Belgrano, con un cabezazo de Troilo en pelota parada, no pareció más que una acción individual acertada (superó en el salto a Sigali). Luego llegaron las malas decisiones, como el espacio abierto sobre la izquierda que Reyna usó para llevarse hasta el fondo a Sigali y poner el centro atrás para otro grito de Jara, y, pero aún, el pase atrás de Galván para que Jara completa su hat trick. Sí, Belgrano fue del baile padecido a un 4-4 imposible de sospechar en apenas ocho minutos, de los 31 a los 39 del complemento. 

Para aumentar el lamento, en el breve lapso hasta el cierre (42 y 48 minutos), Losada les tapó remates nítidos de gol a Baltasar Rodríguez y a Almendra. Lo que era sueño terminó como pesadilla...
 

Notas relacionadas

"Nos hicimos fuertes"

Fútbol Masculino

Por la senda de la virtud

Fútbol Masculino