Cargando...

Efemérides

¡Felicidades querido Chango!

Sábado 25 de Julio de 2020
ídolo y leyenda de nuestros colores, hoy Juan Carlos Cárdenas está de festejo: celebra nada y nada menos que sus 75 años. Durante sus años como jugador Racing fue su vida y el club que le permitió conquistar el país, el continente y el mundo. Su zurdazo mágico ejecutado en el Estadio Centenario de Uruguay ante el Celtic escocés no solo le permitió al equipo festejar el título intercontinental, sino que le abrió las puertas de la inmortalidad a él como futbolista. Por eso y principalmente por el cariño que se ha ganado desde siempre, la institución lo saluda en este día.
¡Felicidades querido Chango!
Nunca está de más el recordar el siguiente detalle que no es para nada menor: Racing Club cuenta en su haber con 117 años de vida de una riquísima historia y un pasado repleto de gloria. Y como eso ya es sabido, es también irrefutable el hecho de que luego de tantas jornadas a lo largo del tiempo fueron construidas por una larga lista de galería de símbolos que forjaron la identidad del club, desataron el amor de multitudes y le entregaron a nuestra institución la grandeza de la que todavía hoy disfruta. Nuestra historia no empezó ayer y merece ser contada, ya que es fundamental conocerla para saber quienes somos y hacia dónde vamos. Por eso, como homenaje respetuoso y también como saludo eterno, se recuerda a éstos ídolos en las fechas que ya les pertenecen. Hoy el santiagueño más famoso de la Academia y uno de los ídolos más icónicos de la historia de Racing, cumple 75 años de vida. Sí, el Chango Cárdenas está de festejo. Y también lo está la institución, que en este día lo saluda con el mismo afecto, el respeto y la admiración que le ha demostrado siempre. La vigencia de los grandes no se eclipsa jamás, como tampoco lo hace el sentimiento sincero de amor hacia ellos.

Pensemos con franqueza e ilusión. Dejemos volar por algunos instantes la imaginación y que el sentimiento hable por sí mismo. Digamos la verdad: ¿Qué racinguista no soñó alguna vez con ser el Chango al menos por un minuto en su vida? Pero no de cualquier minuto, sino de ese minuto glorioso y eterno en tierras uruguayas. ¿Acaso hubo algún hombre que no fantaseara con marcar ese gol en el Centenario para festejarlo con el alma? ¿Y qué mujer de esas que llevan el blanco y el celeste grabados en el corazón no soñó con ser la artífice de ese zurdazo inmortal? Seguro cada hincha lo pensó al menos una vez a lo largo de su existencia. O cientas. O miles. Pero solamente él pudo lograrlo. Él lo hizo posible. Él transformó en realidad a ese momento que desde noviembre de 1967 inunda las memorias y los corazones del pueblo académico. Simplemente él. Solamente él. Juan Carlos Cárdenas. Nuestro Chango.    

Decidir bien en los instantes adecuados puede significar la entrada al paraíso. Y eso es lo que sucedió en este caso: en el momento exacto, la ejecución exacta. Un control de pelota que se le levanta, el tiempo adecuado para ponerla otra vez contra el suelo y unos breves segundos que permiten avanzar hacia el arco contrario. Los rivales que achican desesperados para evitar lo inevitable. La pierna izquierda va hacia atrás y consigue el impulso. Después, lo que se sabe, lo que se rememora cada 4 de noviembre, lo que se hace propio aunque pasen los años: un tiro sensacional e inigualable que se cuela en el ángulo superior derecho de un arquero que, por más que no lo quiera, sólo podrá morder el polvo; un zapatazo sorpresivo y contundente que le da a la Academia el triunfo en el Estadio Centenario, ante el Celtic escocés, en el tercer partido de la final de la Copa Intercontinental. Ese es el Chango Cárdenas, el artífice del que probablemente sea el gol más importante de la historia de Racing. Un héroe infinito.

Solamente 17 años tenía el 25 de febrero de 1962. Ese día, Juan Carlos, que jugaba originalmente en Unión Santiago, un conjunto de su provincia natal, debutó oficialmente con la camiseta celeste y blanca. Fue ante Nacional de Montevideo, por la Copa Libertadores, en un empate 2 a 2 que pasó a la historia porque fue la presentación de un jugador clave para la grandeza futura. Luego de un breve paso por la Primera B Nueva Chicago en el que obtuvo el rodaje necesario, regresó al Cilindro en 1964 para quedarse de corrido hasta 1972. Volvería por última vez en 1976, después de haber estado cuatro años en el Puebla y el Veracruz del fútbol mexicano, para ponerle entonces fin a su extensa y exitosa carrera. En total, disputó 297 encuentros en Racing y convirtió, nada más ni nada menos, 89 goles. Es, a la vez, el décimo artillero histórico y el cuarto futbolista con más presencias en la cancha. Un ídolo con todas las letras. 
     
Bajo las órdenes de Juan José Pizzuti, en el mítico Equipo de José, se coronó en el campeonato de 1966 y conquistó la Copa Libertadores 1967 y la Intercontinental 1967. Vital resultó su olfato goleador durante ese proceso que le permitió a Racing transformarse en el primer club argentino en consagrarse a nivel mundial: 7 tantos en el torneo local, 7 en el certamen continental y 2 en el cruce con el Celtic lo volvieron la principal carta ofensiva de la Academia. Tanta eficacia en el ataque lo llevó también a la Selección Argentina en 1967. Pero, como si fuera poco, el Chango también se destacó hasta en el arco propio: el 22 de agosto de 1971 le atajó un penal a Roberto Gramajo, delantero de Rosario Central. Un fenómeno de toda la cancha, sin lugar a dudas.

Una vez retirado de la actividad como jugador Cárdenas no pudo despegarse de la pelota. Y decidió traspasar su experiencia desde el rol de la conducción y de la formación. Como entrenador comandó a Lamadrid, en donde consiguió un ascenso, All Boys y el Deportivo Armenio. Como formador trabajó en las inferiores académicas junto a su ex compañero y gran amigo Humberto Maschio, otro Campeón del Mundo y de los apellidos más gloriosos de la historia del club. Además, con el paso de los años recibió una gran cantidad de reconocimientos por parte de la institución y hasta no hace mucho tiempo atrás, era habitual cruzarlo en el Recinto de Honor del estadio antes de los partidos de su amado Racing. Su estampa de crack y su calidez se mantienen inalterables más allá del transcurso de las décadas. 

Este sábado Juan Carlos Cárdenas cumple 75 años. Y Racing lo saluda con una emoción enorme, un cariño inclaudicable y un respeto tan grande como su leyenda lo exige. ¡Feliz cumpleaños querido Chango!

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...