Cargando...

Primer Equipo

Se le escapó

Domingo 03 de Noviembre de 2019
Racing no pudo sostener el triunfo y Patronato le empató el partido. Fue 1 a 1 para los dirigidos por Coudet que no pudieron acercarse más a la punta del torneo, más allá del punto sumado en Entre Ríos. Reniero marcó su primer gol con la camiseta de la Academia.
Se le escapó
La sensación podría ser distinta, pero no lo es. Las caras podrían ser sonrientes, pero no lo son tanto como deberían serlo después de un partido en el que se sumó. Pero hay diferentes maneras de sumar y distintas formas de hacerlo. Y si no significa lo mismo jugar bien al fútbol que jugar mal, tampoco tiene el mismo significado simbólico (ni numérico) volver a Avellaneda con una sola unidad en vez de con las tres. La Academia entregó buenos momentos en su juego colectivo e individual, tal y como había sucedido en la presentación acontecida entresemana ante Banfield en el Cilindro, pero a pesar de eso no pudo sostener el resultado, que en este caso lo tuvo en ventaja gracias al primer gol de Nicolás Reniero con la camiseta académica. Patronato se levantó desde el piso en el complemento y de esa manera, sin metáforas de por medio, consiguió el empate gracias a un tiro de Díaz cuando se jugaba la mitad del segundo tiempo. Un empate que suma, es cierto, pero que no aleja la sensación, una vez más, de que se consiguió menos de lo que en realidad se mereció.

Los motivos que mostraron a Racing en ventaja al término de los primeros 45 minutos fueron claros. El Chacho Coudet pensó un partido de posesión. Y el desarrollo con transiciones largas, el juego dividido que apuntaba a la segunda pelota, junto a un rival replegado en su campo, le dieron argumentos a la Academia para crecer desde su juego. La defensa no sufrió grandes sobresaltos y mostró seguridad tanto como salida con Mena y en especial con Pillud; el mediocampo contó con Martínez como alternativa firme tanto en la salida como en la recuperación, al mismo tiempo que tanto Zaracho como Barbona se mostraron como opciones interesantes para pensar en la ofensiva; junto a un Rojas que se lanzó como la principal carta de cohesión con la movediza dupla de ataque formada por Reniero y Cvitanich. 

La visita tuvo la pelota de manera clara durante la mitad inicial y también contó con las situaciones más claras para llegar al gol. Los desbordes de Pillud por la banda derecha junto a centros posteriores fueron el arma más efectiva por afuera, mientras que las combinaciones entre Zaracho, Barbona y Rojas intentaron allanar el camino por adentro para buscarse espacios para el remate propio o para la habilitación que dejara a los atacantes mano a mano frente a Ibáñez. Pasados los 20 minutos Reniero había estrellado desde la izquierda del área un remate en el travesaño que tenía destino de ángulo. En la próxima a su favor, el joven delantero no fallaría y le retribuiría así la confianza al entrenador, que lo había puesto como titular por primera vez desde que está en Racing. A los 40´, Pillud se lanzó por el lado diestro y a la altura del área grande envío un centro hacia el primer palo. Allí Reniero saltó con fuerza ante los centrales rivales y cabeceo con más fuerza aún para cruzar su remate al gol; el primero como jugador de Racing.

Pero durante el complemento hubo factores que atentaron contra el triunfo académico en tierras entrerrianas. Como primera medida, el local cambió de manera estructural su juego. Así pasó de ser casi un espectador del fútbol de Racing a disputar de manera férrea las opciones del partido a partir del primer minuto del complemento, además de animarse a la ofensiva con más ímpetu y jugadores que en el primer tiempo. La segunda arista se basó en el propio fútbol racinguista, que sufrió una baja lógica en la intensidad debido al desgaste inicial, al igual que en el rendimiento de varios de los hombres que habían sido puntales para mantener la diferencia favorable. Y además estuvo la presencia bajo los tres palos de Patronato de su arquero, que ya con el partido igualdado tras el tanto de Díaz a los 26´, apareció con dos atajadas providenciales ante Cvitanich y ante Licha López, en tiempo de descuento, que fueron determinantes para que el local le arrebatara dos puntos a Racing.

Los resultados a veces no se condicen con lo que muestran los equipos que los consiguen. A veces se logra más de lo que se busca y en otras situaciones, el triunfo suele ser esquivo a pesar de hacer todo lo posible desde el fútbol como para quedarse con el partido. La Academia debería haber logrado más que solo un punto tras su visita a Entre Ríos y su juego ante Patronato. Pero los merecimientos en este juego se chocan ante la pared de los goles, que separan a los que ganan de los que pierden y ponen en un mismo nivel a aquellos que empatan. Es por eso que Racing y Patronato terminaron igualados, a pesar de que las sensaciones durante y tras el partido hayan marcado que Racing podría y debería haber sumado más que una unidad.  

Foto: Prensa de Patronato.

Notas relacionadas

Martes en el Tita

Primer Equipo

Regreso al trabajo

Primer Equipo

¿Qué estás buscando?

Ingresá tu búsqueda en el siguiente formulario. Ejemplos: "juveniles", "Predio Tita", etc...